Sitio web del fotoperiodista argentino Augusto Famulari.

Proyectos

Hasta que la muerte las separe

Las persianas casi tocan el suelo, los sillones piden desesperadamente que alguien se les siente encima, cada cosa está en su lugar. En este ambiente de oscuridad y silencio vive Hortensia. Con 85 años en sus espaldas, iba a misa todos los domingos, sus manos aguantaban el peso de las bolsas de las compras, cocinaba e incluso iba de vacaciones con su familia cuando el calor se hacía insoportable en Buenos Aires.

El 21 de septiembre de 2005, Hortensia fue a visitar a su hermana como hacía todas las semanas. Ese día no volvió caminando, volvió en ambulancia con la cadera fracturada.
En minutos su vida cambió y sin saberlo, también cambió para Simi.

Simi con el sueño de escriturar un terreno, viajó desde Paraguay a la capital argentina para trabajar dejando atrás a su único hijo. Sin ni siquiera pensarlo, aceptó cuidar a Hortensia, día y noche.

Tras dar y recibir, enojarse y ceder, ambas se entendieron. Simi se acostumbró a que Hortensia duerma la siesta sentada en una silla, a Hortensia ya no le molesta escuchar a Simi hablar con sus amigas en guaraní. Ambas se acostumbraron a vivir con una desconocida.